viernes, 21 de agosto de 2009

LA ESCASEZ Y SU EFECTO EN EL MENSAJE

La teoría económica es el estudio de la riqueza de las naciones. Para ello, es indispensable comprender en qué consiste “la escasez”. La escasez es clave para entender los procesos sociales y es crucial para explicar la realidad, lo que permite a su vez, explicar la evolución y el comportamiento de nuestra sociedad. Se considera inclusive que la verdadera causa del abandono en que se encuentra el hombre se halla en la ausencia de compromiso político, más que en la escasez de recursos financieros. Y ¿qué viene a ser la escasez? Ésta no se basa en los medios técnicos, pues es una relación entre fines y medios.

El hecho social fundacional de la economía no es el intercambio; sino las dos escaseces, la absoluta y la relativa, y la salida a esa escasez por el intercambio antes que por la producción. Siendo previa la producción para que haya qué intercambiar, y para el intercambio tiene que darse la producción como dos productores. Por lo tanto, no interesa el aumento de la riqueza de las naciones, se trata de optimizar el uso de la riqueza que existe.

La escasez absoluta, la escasez relativa, y la escasez comparativa están relacionados con tres problemas centrales de la economía. La escasez absoluta tiene relación con la estabilidad, diversificación y aumento de la producción, la escasez relativa con el intercambio necesario para llegar a las proporciones adecuadas de bienes de consumo o insumos y la escasez comparativa con la distribución y sus consecuencias sobre las personas y sobre diversos fenómenos sociales.

La escasez absoluta se refiere a escaseces en cuanto carencias de algún bien o servicio que sufren las personas en un lugar y momento determinados. Por lo cual, podría entenderse este proceso como progreso moral de las sociedades como un cambio de normas sobre lo que es un consumo adecuado, decente en una sociedad. La emergencia de nuevas necesidades es un fenómeno generalmente social. Se asocia por tanto la pobreza absoluta de recursos, enfrentándola con lo que llamamos desarrollo económico, vista desde una perspectiva productivista, es decir, el problema de las carencias se resuelve por medio de la producción. Siendo la distribución y el intercambio otras soluciones si se trata de algunos grupos.

La escasez relativa se basa en que ésta es un atributo de las cosas útiles, donde existe una restricción de oferta que las hace limitadas en cantidad. Paradójicamente, a más cosas escasas más riqueza. Aumentar la riqueza consiste en aumentar la cantidad de cosas escasas que hay, cosa que la gente común asocia a la pérdida de su riqueza, a un retroceso, a un aumento de la precariedad y de la mortandad y enfermedad. En esta concepción, solo son libres aquellos bienes que no han sido apropiados y que son concedidos por la Naturaleza sin necesidad de esfuerzos por parte del hombre. Las cosas útiles y limitadas en su cantidad son apropiables. Las cosas inútiles escapan a la apropiación, nadie trata de apropiarse de cosas que no tienen uso alguno. Las cosas que son útiles, pero que existen en cantidades ilimitadas tampoco son apropiables. Así existe una posibilidad física de apropiación que es materia de reflexión, así como que "Propiedad es sólo el otro nombre de monopolio". La escasez exige un referente físico para existir. Es relativa a la magnitud de la necesidad de consumo y puede ser escasez para unos porque es abundancia para otros. Muchas veces la escasez empieza a existir como fenómeno con la apropiación, bastando entonces controlar el acceso de las personas a un bien determinado para forzarlos al pago.

El problema de la propiedad debe ser tratado cuando se analice la distribución, después de vistos el intercambio y la producción. El intercambio es estudiado con los métodos de la ciencia pura, la producción por el arte y la distribución por la ética. La riqueza social es entendida como la riqueza que es tal por su inaccesibilidad para otros, donde el paso de la escasez al intercambio pasa por la división de la propiedad. De ese modo, tenemos dos rutas parcialmente separadas hacia el valor de las cosas: la del trabajo y la de la propiedad. Por un lado, nos movemos desde la división de la propiedad (escasez para otros) al valor de los recursos productivos y de todos los productos pasando por el intercambio.

La solución productiva al problema de la escasez es distinta en cada enfoque. Mientras en los clásicos se trata de aumentar la cantidad de todos los bienes que la gente quiere aunque no todos aumenten en la misma proporción; en los neoclásicos el problema principal es aumentar la satisfacción, disfrute o felicidad que recibe una persona por medio del intercambio de parte de lo que posee por parte de lo que poseen otros. Si se tratara de producirlos, el problema consiste en intercambiar parte de los recursos productivos que uno tiene por una parte de los recursos que tienen los demás para disminuir costos de producción y ganar todo lo posible. El aumento de un bien supone que se le quitan recursos a la producción de otros bienes y no se pueden aumentar todos a la vez. Su pregunta es distinta a la de los clásicos. Mientras éstos se preguntan qué condiciones hacen falta para aumentar la producción, los neoclásicos se preguntan por el uso más económico de los recursos ya existentes. Son dos problemas distintos.

La escasez comparativa se refiere a la comparación entre riquezas personales o grupales, que se relaciona con la necesidad o los deseos y la economía es una disciplina en el territorio intermedio entre ambos, y donde el mercado es visto como “la mejor manera de satisfacer deseos en la sociedad”. Pues, se sugiere que las personas no quieren muchas de las cosas por sí mismas y eso explica el por qué tienden a querer siempre más. La economía ve en el deseo un asunto de demanda.

Para este tipo de escasez, se debe distinguir entre aquellas en que se sacian totalmente en ciertos momentos, es decir, los alimentos y otras que pueden no saciarse de la misma manera pero que pierden prioridad, como por ejemplo ir al cine, oír música, etc. en lugar de otras actividades. La aspiración de ser ricos, es en realidad la de ser más ricos que otros. La riqueza se convierte en un signo de distinción más claro para los que menos tienen, que son las grandes mayorías, en lugar de la posesión de virtudes o habilidades. Ella es ambicionada por tres razones: la estima hacia quienes la poseen, la autonomía que provee y la seguridad que se obtiene con ella. En lo que cada uno es simplemente diferente no hay comparación, en lo que cada uno se considera similar a cualquier otro sí. Por lo tanto, las empresas se asocian para incentivar o impedir que se reduzca el deseo por consumir ciertos productos (café, leche, cerdo). En realidad, alguien es pobre cuando no satisface adecuadamente alguna de las necesidades fundamentales. Existen pobrezas: pobreza de subsistencia, de protección, de afecto, etc.

En los medios de comunicación encontramos mensajes que expresan estos tipos de escasez, relacionándolos con el intercambio, la producción y la propiedad. Un ejemplo fácil de entender es aquél frente al alza del pollo, el Gobierno buscaba evaluar la importación de pollo desde Colombia. Esto acaeció un día, días después la demanda disminuyó, obligando a los agentes de intercambio a reducir sus precios para incentivar la demanda. Este fenómeno respondería no solo a la escasez del producto, sino a la escasez de demanda por el precio inaccesible, donde una solución política pretendía incentivar la importación de un producto visto de menor calidad por la sociedad peruana.

Poca oferta y mucha demanda origina que los precios suban.

5 comentarios:

Manuel Salvador Cama Sotelo dijo...

Escasez es sinónimo de oportunidad. Oportunidad es sinónimo de creatividad o iniciativa. Nuestros pequeños empresarios, amas de casa, trabajadores y estudiantes tienen mucha creatividad e imaginación. Lo importante es que no escasee la imaginación ni la voluntad por parte de quienes dirigen las empresas ú organismos decisorios. Lo importante es que no exista escasez de espíritu, ni de identificación con los más pobres del Perú.

mishamichin dijo...

La escasez sinònimo de carencia especialmente economico y productivo no deja serlo en los otros ambitos de la vida de una persona, ya antes explicado. Pero todo esto empieza con un desequiiibrio, en el afan de vender y de no planificar los bienes pròpios para distribuirlos no solo localmente sino al exterior. Este afan lleva, no solo a sobrevivir con lo que se tiene sino a aparentar lo que no se tiene. Las tarjetas de crèdito y los prèstamos son un ejemplo. Aùn cuando nuestras necesidades bàsicas sean satisfechas, siempre quedarà la escasez del espirtitu y de la inteligencia plasmada en un titulo universitario o algo mas que llene mi espectativa economica y social al punto de pretender y establecer una economìa mas holgada al servicios de otros, para mi satisfaccion personal.

Verónica Cuchillo Paulo dijo...

Estimado Manuel, concuerdo contigo "Escasez es sinónimo de OPORTUNIDAD". Para todos existe "la oportunidad", no la dejemos pasar.

Verónica Cuchillo Paulo dijo...

Mishamichin, efectivamente muy poco se toma en cuenta "la distribución". Nosotros, como comunicadores, contamos con muchas habilidades para ofrecer, pero olvidamos con frecuencia cómo llegar de la forma más adecuada a nuestros receptores. Se pierde mucho esfuerzo y dinero si no estudiamos bien a nuestro mercado. Todos tenemos un mercado al cual llegar, preguntémonos con total honestidad cuál es el nuestro.

Anónimo dijo...

Solo recomiendo un estudio detallado de los terminología correcta para hacer cualquier tipo de análisis, de lo contrario, el postulado pierde validez.